Inicio Ediciones Sigueme
Novedades Catálogo Autores Recensiones Galería Contacto Carrito
 


NOTICIAS
EMPEZAR DE NUEVO
 

Nada mejor para comenzar una nueva singladura que recurrir a la sabiduría de dos genios.

En su poema gráfico que lleva por título «El Monte», Juan de la Cruz asegura: «Para venir a lo que no sabes / has de ir por donde no sabes».

Pocas sentencias tan luminosas como esta para afrontar el futuro sin dejarse apresar por la nostalgia del pasado o de lo que pudo haber sido y no será. Pocas recomendaciones tan certeras para, confiando en el objetivo, adentrarse sin temor en un territorio desconocido que exigirá avanzar y al mismo tiempo trazar un mapa que no existe aún.

Y si es verdad, como Heráclito afirmaba muchos siglos antes, que no es posible navegar dos veces por el mismo río, también dejó dicho el filósofo efesino que «si no se espera lo inesperado, jamás se encontrará, pues resulta penoso y difícil de hallar».

Empezar de nuevo y sin ahorrar esfuerzos con la esperanza de rozar al menos la orla de lo inesperado, de aquello que protege de la monotonía de lo ya sabido, que salva de la esclavitud de lo ya vivido, es la única manera de superar la falsa seguridad que ofrece la repetición de lo conocido.

[Imagen: Símbolo de Ediciones Sígueme y puntos suspensivos.]

Imagen de portada

NAVIDADES
 

 

Antes que el nacimiento de un niño pobre en un país bajo la dominación del Imperio romano; antes que un acontecimiento sorprendente que suscitó el interés de astrónomos venidos de lejanas tierras; antes que la emisión de una Palabra única y última por parte de la divinidad israelita, las Navidades evocan y atestiguan el retorno definitivo de Aquel que se hizo carne humana.

Esta espera que se prolonga en el tiempo y que remite a la primera venida sin agotarse en ella, ha alimentado en cada generación de cristianos la ilusión por ver el regreso glorioso del que fue crucificado.

Desde ya hace más de dos mil años, la venida esperada nunca ha sido contemporánea de ninguna generación. Pero en todas y cada una de ellas ha avivado más y más el deseo del encuentro decisivo.

Y es que, como sucede con el amor, la esperanza permite al que no abandona la espera acceder al corazón de su misterio.

 

[Imagen que decora la cubierta de Penúltimas noticias acerca de Yeshua / Jesús, de Erri de Luca, recientemente publicado por Ediciones Sígueme. Debajo, fotografía del autor.]

Imagen de portada

POR QUÉ ES IMPORTANTE CONOCER LOS ORÍGENES DEL CRISTIANISMO
 

 

Porque en el origen, concentradas, se encuentran las infinitas posibilidades de un movimiento. Tanto las futuribles como las que se concretan en la historia.

Esta idea es significativa en lo que respecta al movimiento cristiano. Un fenómeno tan complejo y plural, con dos mil años de existencia y presente en los más insospechados lugares del mundo, invita a volver una y otra vez a sus comienzos para entender cómo ha sido, es y será.

En la provincia romana de Bitinia, a finales del siglo I, los cristianos supusieron un problema social. Plinio el Joven, en su famosa carta al emperador Trajano en la que consultaba el modo de proceder frente a este pujante movimiento social, constataba que aquellos adeptos no se reunían cada domingo para maquinar traiciones políticas o buscar beneficios económicos, sino para comprometerse en hacer el bien.

Es verdad que las asambleas de los seguidores del judío Jesús de Nazaret tenían muchos otros fines. Pero no es menos cierto que la beneficencia mutua y con los necesitados ocupaba un lugar preponderante y mostraba una nueva manera de entender y organizar las relaciones sociales.

Hoy, ciertamente, hay que volver al siglo I para mirarse en un espejo que tiene como objetivo ser aquí más y mejores humanos.

[Cartas y manuscritos en la Antigüedad. Foto del biblista Santiago Guijarro, autor de La primera evangelización, libro recientemente publicado en Ediciones Sígueme. Abajo, imagen de Las cartas perdidas de Pérgamo, de Bruce W. Longenecker.]

Imagen de portada

ISAÍAS
 

Un libro de libros o varios profetas escritores en un solo libro. Así puede denominarse esta obra emblemática de la Escritura sagrada de judíos y cristianos, que ve en Isaías un nombre colectivo.

Hoy, no pocos especialistas consideran que en las páginas de este libro se recogen textos de un profeta que urge a mantener la fidelidad a Dios en medio de los acontecimientos que van a suceder; pero también refrendos de un historiador ante el cumplimiento de lo anunciado antiguamente, o indicaciones de un consejero político y hasta oraciones de un brillante poeta hímnico.

Y es que una obra tan compleja como Isaías es un microcosmos, o mejor, una microbiblia, pues en ella pueden rastrearse muchos de los problemas que aparecen en cada libro de la Escritura (cómo se forma, cómo se agrupa con otros, a quién considerar su autor, cuáles son las interpolaciones y por qué razón puede considerarse canónico, etc.) y no pocos de los temas que, con sus peculiaridades, se repiten en ellos.

Tal vez una de sus singularidades sea el siervo de Yahvé, enigmático protagonista de la segunda sección del libro de Isaías (caps. 40-55). Desde este personaje invita a fantasear con un imposible: esbozar a partir de sus rasgos el retrato de un Dios que ha prohibido hasta imaginarlo.

Sin embargo, este siervo es, en último término, un intento ingenuo de representar a Dios por persona interpuesta, al suponer que quien conoce al esclavo podrá ver en él algo de su dueño.

[Imagen de Isaías, según una representación antigua. Ediciones Sígueme ha publicado recientemente el segundo tomo del gran comentario al libro de este profeta que ha realizado Joseph Blenkinsopp, en la foto.]

Imagen de portada

FLORENSKI, UN GENIO DESCONOCIDO
 

 

Hoy ‒a nadie se le oculta‒ la mayoría de las propuestas estéticas las determinan las grandes multinacionales de la moda y de las artes visuales. Da la impresión de que los teóricos de la belleza y las academias van siempre un paso por detrás; o, en el peor de los casos, su interés se centra en cuestiones alejadas de la vida real.

En un contexto así, resulta muy arriesgado adentrarse en el territorio de los gustos sin unirse a las tendencias estéticas del momento, tanto sociales como ideológicas. Por ello, no deja de ser extraño en este campo tomar como referente y guía a Pável Florenski, un desconocido del gran público y de los gurús culturales.

Este matemático e ingeniero ruso, que vivió en el primer tercio del siglo XX y murió en el gulag de las islas Solovki en 1937, hizo del icono el centro de su investigación.

Únicamente en las últimas décadas, y tras la apertura del los archivos de la KGB en 1991, han vuelto a tenerse noticias de su compleja figura intelectual y de sus originales aportaciones a la literatura, la teología, la filosofía y el arte.

Genios así son los que de verdad pueden insuflar oxígeno renovador a la cultura actual.

 

[Imagen de un icono ruso. Debajo, fotografía de Pável Florenski, autor del libro El iconostasio, recientemente publicado por Ediciones Sígueme.]

Imagen de portada

LUTERO Y LOS ORÍGENES DE LA REFORMA
 

Cuenta la tradición que el 31 de octubre de 1517 un fraile agustino llamado Martín Lutero fijó en la puerta de la iglesia del palacio de Wittenberg un escrito con noventa y cinco tesis contra la venta de indulgencias.

Aquel gesto simbólico, que podría haber quedado como una anécdota más de las que se apilan en las estanterías de la historia, ha terminado por convertirse en la fecha de inicio de la Reforma protestante.

Muchos de los lectores actuales no dejarán de sorprenderse al leer aquellas tesis, la primera de las cuales reza: «Cuando nuestro señor y maestro Jesucristo dijo “haced penitencia” (Mt 4,17) quiso que toda la vida de los fieles fuese penitencia».

Seguro que la gran mayoría piensa que no es para tanto; otros, que son meras discusiones de cuestiones eclesiásticas antiguas; y algunos, que aquel gesto sirvió para catalizar descontentos políticos y sociales que pusieron en marcha un cambio imposible de frenar. Sea como fuere, ya nada volvería a ser igual.

El próximo 31 de octubre comenzarán en todo el mundo las celebraciones del quinto centenario de la Reforma protestante. Y aunque es cierto que Lutero ocupará un lugar destacado en los medios de comunicación, será más importante el reconocimiento anónimo de millones de cristianos que han alimentado su fe según este nuevo modo de seguir a Jesús de Nazaret.

[Retrato de Martín Lutero, realizado por Lucas Cranach el Viejo en 1529, cuando Lutero contaba 46 años, y detalle de la cenefa que decora la nueva edición de las Obras de Lutero, que acaba de ver la luz en Ediciones Sígueme.]

Imagen de portada

REIVINDICACIONES
 

Aparece en castellano la segunda parte del comentario exegético al Evangelio de Juan, uno de los textos de la Antigüedad que más ha influido en el imaginario cultural de Occidente.

El volumen se ocupa, en primer lugar, de los famosos discursos de despedida de Jesús, a los que considera como clave hermenéutica de todo el evangelio; a continuación, estudia la pasión, muerte, resurrección y apariciones del maestro galileo a sus discípulos. Jean Zumstein, reconocido profesor de Nuevo Testamento en la Universidad de Zúrich, ha culminado con este segundo tomo uno de los más completos, informados y novedosos comentarios al evangelio de Juan.

A nadie se le oculta que en los países de lengua castellana los estudios bíblicos apenas son valorados por los profesionales de la cultura. Esta situación resulta, si cabe, más sorprendente cuando se reconoce con los máximos honores el trabajo de filólogos y comentaristas de autores y textos clásicos. De hecho, los filólogos suelen recibir las más altas distinciones, premios y críticas de fundaciones y revistas especializadas, sillones en academias y jurados, cátedras universitarias y hasta entrevistas laudatorias en radios y televisiones. Porque uno puede alcanzar justa fama escribiendo sobre Aristóteles y su ética, sobre Platón y su política, sobre Aristófanes y su sátira, sobre Safo y su poesía…, pero es impensable que alguien con el mismo grado de preparación y brillantez reciba una consideración parecida si es experto de fama internacional en, por ejemplo, el Libro del Deuteronomio, la Septuaginta o los cuatro evangelios.

Aquí de nada sirve ser un genio de la exégesis, pues su labor y dedicación no le hará acreedor de ningún reconocimiento entre quienes marcan el paso cultural.

Ojalá que obras de esta envergadura y comentaristas como Zumstein sirvan para que más pronto que tarde se reconozca el valor que los textos bíblicos tienen para comprender las raíces que sostienen y alimentan nuestro espíritu.

[Fotografía de Jean Zumstein, exegeta perteneciente a la Iglesia reformada. Y debajo, fotografía de Natalio Fernández, trilingüista que ha dirigido la traducción castellana de Septuaginta.]

Imagen de portada

LAS NUMEROSAS COSMOVISIONES QUE PUEBLAN EL MUNDO ACTUAL
 

 

Con su habitual perspicacia y oficio a la hora de observar y explicar la realidad, el sociólogo de la religión Peter Berger propone la búsqueda de un nuevo paradigma explicativo.

No parece que la secularización de las sociedades haya tenido como efecto el retroceso de las religiones. Al contrario, los datos empíricos de la ciencia sociológica señalan más bien que la realidad social es plural, tanto en la variedad de ofertas religiosas como en propuestas seculares.

Esto mismo se aprecia, además, en los propios individuos, los cuales han logrado interiorizar y hacer convivir sin excesivos problemas ambas realidades. Más aún, esta sorprendente integración de elementos seculares y religiosos no es otra cosa que un reflejo de lo que sucede en la sociedad actual.

Si esto es así, el observador sin prejuicios no puede por menos de preguntarse cuánto durará esta situación que se antoja inestable. ¿Serán las religiones ‒o alguna de ellas‒ las que se impongan? ¿Conseguirán los agentes secularizadores recluir a la religión en islas de irrelevancia social?

Sea como fuere, el inestable equilibrio entre religión y secularización reclama no solo que se levante acta de él, sino habilitar instrumentos y normas para que la sociedad pueda vivir en paz, progresar y ofrecer sentido a la mayor parte del género humano.

 

[Fotografía de Peter L. Berger, autor del libro Los numerosos altares de la modernidad, que acaba de ver la luz en Ediciones Sígueme. Debajo, detalle de la imagen que ilustra la portada.]

Imagen de portada

LA PALABRA (II)
 

 

¿En qué lugar nace la palabra? ¿Hasta dónde han tenido que peregrinar los hombres para poder oír la voluntad de los dioses? ¿En qué mitos fundacionales han materializado las revelaciones divinas?

Guiados por líderes carismáticos, muchos pueblos han atravesado desiertos y llegado hasta lugares santos. Allí la divinidad protectora ha pronunciado una palabra que se ha convertido en compañera inseparable de camino.

A veces esa palabra ha tomado la forma de código ético, otras ha forjado sentencias de sublime sabiduría, otras ha producido obras herméticas… Incluso ha puesto voz a mitos que explican el origen y la genealogía de los reyes, las derrotas y victorias sobre los enemigos, las tierras perdidas o conquistadas y los edificios donde en fechas señaladas se convoca a las gentes diseminadas por el país.

Palabra, en definitiva, que hay que seguir, porque contiene el sentido de la vida.

Y del futuro.

 

[Imagen que decora la portada del libro Y dijo, de Erri de Luca, y fotografía del autor. Debajo, imagen para El Mahabharata, textos que han visto la luz en Ediciones Sígueme.]

Imagen de portada

LA PALABRA (I)
 

 

¿Por qué ponen algunos hombres tanta confianza en la palabra? ¿Por qué consideran que es más eficaz incluso que la acción? ¿Por qué no pueden dejar de leer todas esas palabras que vienen siempre del pasado?

Para la mayoría de los seres humanos ‒sin contar con esa peculiar excepción occidental‒ la palabra conecta con los dioses. Más aún, ella es medio y contenido de la revelación divina, guía y orientación para afrontar el futuro desconocido y no pocas veces lleno de peligros.

Tal vez por ello los videntes y los profetas han desempeñado un papel fundamental en la vida de los pueblos, y los augures y sacerdotes han sido encargados de elaborar una gramática de lo divino para transitar por la historia con un mínimo de sentido.

De hecho, es el sentido el que determina la consistencia del imaginario social de cada época, el que jerarquiza el lugar de valores como la libertad, la igualdad, la felicidad o el bienestar, el que señala los altares en los que debe incensarse, alimentar la esperanza o celebrar la fiesta, el que convoca a los muertos a la vida.

[Detalle gráfico que decora la cubierta de Ordet-La palabra, guión cinematográfico de Carl Th. Dreyer. Fotografía del teólogo Adolphe Gesché, autor del libro El sentido, séptima entrega de su obra «Dios para pensar», todos ellos publicados en Ediciones Sígueme.]

Imagen de portada

Página: 1 2345678910 | Siguiente »
Volver
 
Copyright © 2016 Ediciones Sígueme. Todos los derechos reservados.
 
Cerrar

Política de Cookies

POLÍTICA DE COOKIES

Esta Política de Cookies es parte integrante de las Condiciones Generales y la Política de Privacidad. El acceso y la navegación en el sitio, o el uso de los servicios del mismo, implican la aceptación de las Condiciones Generales (y por tanto de la Política de Privacidad y Política de Cookies). Por favor, léelas atentamente.

¿Qué es una Cookie?

Las cookies son archivos que contienen pequeñas cantidades de información que se descargan en el dispositivo del usuario que se utiliza cuando visitas un sitio web. Su finalidad principal es reconocer al usuario cada vez que accede a www.sigueme.es y nos permite, además, mejorar la calidad y la usabilidad de nuestra web.

Las cookies son esenciales para el funcionamiento de Internet; no pueden dañar el equipo/dispositivo del usuario y, si se encuentran activadas en la configuración de tu navegador, nos ayudan a identificar y resolver posibles errores de funcionamiento de www.sigueme.es.

Tipos de Cookies

Hay diferentes tipos de cookies. Todos ellos trabajan de la misma manera, pero tienen pequeñas diferencias:

  1. Cookies de Sesión. Las cookies de sesión duran solamente por la duración de tu visita y se borran cuando cierras el navegador. Su finalidad principal es identificar el tipo de dispositivo, apoyar la seguridad del sitio web o su funcionalidad básica. No contienen información personal que nos permita identificar a una persona.
  2. Cookies Persistentes o Permanentes: Se almacenan en el disco duro del dispositivo y nuestra web las lee cada vez que realizas una nueva visita a www.sigueme.es; posee una fecha de caducidad o expiración determinada, cumplida la cual la cookie deja de funcionar. Nos permiten identificar tus acciones y preferencias, analizar las visitas y nos ayudan a comprender cómo llegan los usuarios a nuestra página y mejorar nuestros servicios.
  3. Cookies de Funcionalidad: Permiten a www.sigueme.es recordar decisiones adoptadas por el usuario, como su login o identificador. La información que estas cookies recogen se anonimiza (es decir, no contiene ni tu nombre, dirección u otros datos).
  4. Cookies de Terceros. Las cookies de terceros son las cookies que instala un sitio web que no es el que estás visitando; por ejemplo, las usadas por redes sociales (como Facebook) o por complementos externos de contenido (como Google Maps). Además, algunas empresas de publicidad usan este tipo de archivos para realizar un seguimiento de tus visitas en cada sitio en el que se anuncian.
  5. Cookies Analíticas: Son cookies que tienen por finalidad el mantenimiento periódico y garantizar el mejor funcionamiento y servicio al usuario, recopilando datos de tu actividad.

Uso de Cookies por parte de www.sigueme.es

Mediante el acceso a www.sigueme.es aceptas de manera expresa que podamos usar este tipo de cookies en tus dispositivos. Si desactivas las cookies, puede que tu navegación por www.sigueme.es no sea óptima y algunas de las utilidades que dispone www.sigueme.es no funcionen correctamente.

Cookies propias

Con el fin de reconocerte y prestarte un mejor servicio, nuestro sitio utiliza cookies (pequeños archivos de texto que tu navegador almacena) propias. Las ventajas que conlleva la aceptación de nuestras cookies se traduce en un ahorro de tiempo. Asimismo pueden ser utilizadas también para reconocerte entre visitas sucesivas y así adaptar el contenido que se te muestra, para obtener información acerca de la fecha y hora de tu última visita, medir algunos parámetros de tráfico dentro del propio sitio, y estimar el número de visitas realizadas, de manera que podamos enfocar y ajustar los servicios y promociones de forma más efectiva.

Ninguna cookie permite que pueda contactarse con tu número de teléfono, tu dirección de correo electrónico o con cualquier otro medio de contacto. Ninguna cookie puede extraer información de tu disco duro o robar información personal.

COOKIES ESTRICTAMENTE NECESARIAS
Nombre Propósito
PHPSESSID Esta cookie se usa para establecer la sesión de usuario que visita www.sigueme.es

Cookies de Google Analytics

El sitio utiliza el servicio Google Analytics, que es prestado por Google, Inc., entidad cuya oficina principal está en 1600 Amphitheatre Parkway, Mountain View (California), CA 94043, Estados Unidos («Google»).

Google Analytics utiliza cookies para ayudarnos a analizar el uso que hacen los usuarios del sitio. La información que genera la cookie acerca de tu uso del sitio (incluyendo tu dirección IP) será directamente transmitida y archivada por Google en sus servidores de Estados Unidos. Google usará esta información por cuenta nuestra con el propósito de seguir la pista de tu uso del sitio, recopilando informes de la actividad del sitio y prestando otros servicios relacionados con la actividad del sitio y el uso de Internet. Google podrá transmitir dicha información a terceros cuando así se lo requiera la legislación, o cuando dichos terceros procesen la información por cuenta de Google. Google no asociará tu dirección IP con ningún otro dato del que disponga Google.

COOKIES ANALÍTICAS
Nombre Propósito
_utma
_utmc
_utmz
Estas cookies de Google Analytics generan un ID de usuario anónimo, que es el que se utiliza para hacer un recuento de cuantas veces visita www.sigueme.es el usuario. También registra cuándo fue la primera y la última vez que visitó la web. Asimismo, calcula cuando se ha terminado una sesión, origen de usuario y keywords.

Configuración del usuario para evitar Cookies

Desde Ediciones Sígueme S.A.U. y en cumplimiento de la normativa legal vigente, ponemos a tu disposición la información que te permita configurar tu navegador/navegadores de Internet para mantener tu privacidad y seguridad en relación a las cookies. Por ello, te facilitamos la información y enlaces a los sitos de soporte oficiales de los principales navegadores para que puedas decidir si deseas o no aceptar el uso de cookies.

Así, puedes bloquear las cookies a través de las herramientas de configuración del navegador o bien puedes configurar tu navegador para que te avise cuando un servidor quiera guardar una cookie:

  1. Si utilizas Microsoft Internet Explorer, en la opción de menú Herramientas > Opciones de Internet > Privacidad > Configuración. Para saber más visita http://windows.microsoft.com/es-es/windows-vista/block-or-allow-cookies y http://windows.microsoft.com/es-es/windows7/how-to-manage-cookies-in-internet-explorer-9
  2. Si utilizas Firefox, en la opción de menú Herramientas > Opciones > Privacidad > Cookies. Para saber más visita http://support.mozilla.org
  3. Si utilizas Chrome, en la sección de Opciones > Opciones avanzadas > Privacidad. Para saber más visita http://support.google.com/chrome/bin/answer.py?hl=es
  4. Si utilizas Opera, en la opción de Seguridad y Privacidad, podrás configurar el navegador. Para saber más visita http://www.opera.com/help/tutorials/security/cookies/